Parálisis bilateral de pliegues vocales

para%e2%95%a0ulisis-de-pliegue-vocal-derechoLa parálisis bilateral de pliegues vocales por lo general produce un cuadro de obstrucción de la vía aérea que en ocasiones es tan severo que requiere manejo inmediato. Esta obstrucción puede desarrollarse inmediatamente tras la lesión, o en algunos casos en forma lenta y progresiva lo que puede hacer consultar a los pacientes mucho tiempo después durante el transcurso de una infección de la vía aérea superior cuando se cierra aún más la vía aérea.

La voz en estos pacientes puede no alterarse y no suelen haber problemas de aspiración. Los pacientes con cuadros leves de obstrucción pueden observarse, pero aquellos con síntomas de dificultad respiratoria severa suelen tratarse con traqueostomía y/u otras técnicas quirúrgicas que tienen como objetivo ampliar la vía aérea a nivel de la laringe posterior. Entre las técnicas más utilizadas se encuentran la cordotomía posterior, la aritenoidectomía parcial o total, o una combinación de ambas. Es ideal la realización de los mismos con un instrumento preciso como es el láser de CO2. Este láser libera una energía que corta, coagula y vaporiza estos tejidos con gran precisión, a la vez que tiene propiedades de hemostasia en pequeños vasos, cualidades que disminuyen la inflamación y lesiones a tejidos sanos circundantes. Además es ideal en estos casos debido a que los tejidos involucrados tienen un alto contenido de agua, la cual absorbe la energía que éste láser libera, lo que además ayuda a evitar el daño a tejidos vecinos.

También, debido a que es capaz de vaporizar eficientemente tejidos involucrados como cartílago, cicatrices densas, granulomas, etc., los cuales son muy difíciles de resecar utilizando instrumental micro-quirúrgico, aumentando así el porcentaje de éxito de la cirugía.

Desafortunadamente cualquier procedimiento de estos que mejoran la vía aérea pueden tener efecto adverso sobre la voz, y esto debe ser aclarado al paciente. El principal objetivo en estos pacientes suele ser la decanulación, es decir, retirar la cánula de traqueostomía una vez se ha logrado establecer una vía aérea lo suficientemente permeable a nivel de la larínge, que le permita al paciente realizar sus actividades diarias normales sin requerir un mayor esfuerzo respiratorio. Posteriormente, si ha habido una alteración de la voz, existen métodos quirúrgicos que pueden ayudar a re-establecer su eficiencia.